San Juan parece recuperar al trigo harinero -Triticum aestivum- como cultivo y fundamentalmente en el departamento Jáchal. 94,5 hectáreas informaba el último relevamiento del Departamento Hidráulica del ciclo 06-07 de este siglo cuando San Juan ostentaba más del doble de superficie agrícola del presente ciclo y concentrado en un 90% en Calingasta y el resto en Iglesia y Pocito.

Pero, era un número muy lejos de los dorados trigales cubriendo gran parte del territorio provincial de los años 30 del siglo pasado cuando, a fuerza de arado de tiro y una inmaculada red de riego provincial, la provincia superaba con todos sus cultivos las 330 mil hectáreas.

Esta semana Suplemento Verde de Diario de Cuyo dialogó con el ingeniero Eduardo Dománico hijo-, empresarios mineros de la tierra de diatomeas Diatomid, quien junto a su padre; desde el 2020 traccionan la inversión en nuevos trigales para consumo y semilla en los departamentos del norte: "Básicamente cultivamos 28 hectáreas con unas 18 en Jáchal y unas 10 hectáreas en el departamento Iglesia. Para ello trabajamos con los hermanos Luis y Mariano Ponce en Iglesia y Carlos Varas junto a su familia y su padre en Jáchal".

"Hemos cultivado tres variedades de trigo. De ciclo corto y en principio resistentes a la sequía o estrés hídrico extremo, como el de San Juan. De ciclo corto, porque permite sembrar en Julio y cosechar en enero", indicó el ingeniero Dománico.

Básicamente, "las semillas han andado bien, aunque el macollado fue chico. Se debería a qué al plantarse en julio en lugar de febrero, no dio tiempo a una buena macolla", comentó. El término macollado, se refiere a que partir de las yemas axilares, ubicadas en los subnudos del eje principal, se producen brotes secundarios llamados macollos. Dependiendo de las condiciones de cultivo, pueden originarse varios macollos; para luego generar su propio sistema de raíces adventicias, aumentando la performance por hectárea en quintales.

Por eso Dománico explica: "cada semilla nos dio unas 5 espigas. Pero si hubiéramos plantado en marzo, con un ciclo de 8 meses en lugar de 5 de cultivo, tranquilamente los macollos serían más y las espigas de 9 a 12".

Y afirmó: "Los mismos productores le tienen mucha fe. Los suelos están y son buenos. Es más, el peor de los suelos analizados para elegir los cultivos está mejor que el más malo que el peor de la Pampa Húmeda argentina".

Para leer la nota completa ingresar en: https://www.diariodecuyo.com.ar/suplementos/Vuelven-los-dorados-trigales-a-San-Juan-con-inversores-privados-20230113-0103.html