A pesar de la ola de bloqueos registrados a lo largo de la Red Vial Fundamental (RVF) en la presente gestión -según el recuento estadístico de la Fundación UNIR Bolivia, de enero a septiembre se registraron 124 a escala nacional- y la política de restricción de las exportaciones, previa garantía de abastecimiento interno a precio justo, la salida de azúcar y alcohol a mercados externos creció un 30% de enero a septiembre de este año, comparado con similar periodo de 2021.

El último reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), que cita como fuente de información al Instituto Nacional de Estadística (INE), refleja que de enero a septiembre de este año el valor total de las exportaciones de azúcar y alcohol superó los $us 119 millones, monto equivalente a un 30% más comparado con igual periodo de la gestión 2021.

A decir de la gerente técnico del IBCE, María Esther Peña, con cifras del INE, las exportaciones de azúcar al tercer trimestre de 2022 alcanzaron $us 63 millones por la venta de 118.000 toneladas, registrando un crecimiento del 54% en término de valor y un 12% en volumen, en comparación con igual periodo de la pasada gestión. El 47% fue dirigido al mercado peruano y un 31% a Colombia, siendo estos países los principales destinos.

En el caso del alcohol etílico, la ejecutiva del IBCE mencionó que las exportaciones sumaron $us 57 millones entre enero y septiembre de este año, cifra un 31% mayor a lo registrado en similar periodo de 2021, en tanto el volumen exportado alcanzó las 70.000 toneladas, registrando un crecimiento del 13%. Los principales mercados de destino en el avance de la presente gestión fueron Países Bajos (41%) y Perú (27%).

En razón de lo antes expuesto, Peña afirmó que las exportaciones de azúcar y alcohol representaron el 1% del total de Bolivia a septiembre de la presente gestión, permitiendo el ingreso global de $us 119 millones al país.

Para el presidente de la Confederación Nacional de Cañeros de Bolivia (Concabol), Óscar Alberto Arnez, este año resultó muy favorable para el sector primario del complejo productivo de la caña de azúcar, cuyo desempeño en exportación resultó propicio, jalado por la recuperación de precio en las bolsas internacionales donde se negocian los commodities.

“Este buen año en exportaciones ha permitido aliviar, parcialmente, la economía del sector, aunque debemos aclarar que en el ámbito productivo existen compromisos incumplidos referentes a acceso a créditos para dinamizar la productividad en campo y la expansión de cañaverales.

A pesar de eso, el máximo dirigente de Concabol expresó que en la zafra del presente año se lograron producir más de 10,5 millones de quintales de azúcar, de los que restando el stock de contingencia para el mercado interno (de 1 a 1,5 millones de quintales), estima una oferta exportable mínima de 2 millones de quintales para 2023.

Cabe recordar que la administración del presidente Luis Arce suspendió en octubre de manera temporal las exportaciones de grano de soya, torta de soya, harina de soya, azúcar, aceite y carne de res, como medida ‘preventiva’ para garantizar el abastecimiento interno de alimentos ante los efectos del paro cívico en Santa Cruz. Esto pese a que Bolivia solo exporta los excedentes desde 2008.

No obstante, el martes, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, reveló que, en el caso del azúcar, el 9 de este mes se restablecieron las exportaciones de azúcar.

Fuentes del sector industrial repararon en los efectos de la medida, dejando entrever que el negocio del comercio exterior es serio y que un incumplimiento puede deteriorar muchos años de negociación y asumir multas y hasta anulación de contratos. “La sumatoria de esta irracionalidad nos deja cada vez más distantes de los países desarrollados”, anotaron.
Informe final de zafra 2022

Refleja que las cinco factorías que operan en el departamento de Santa Cruz -Guabirá, Unagro, Aguaí, San Aurelio y La Bélgica- molieron más de 5,1 millones de toneladas de caña para transformar más de 10,5 millones de quintales de azúcar y 3,1 millones de caña para producir alcohol.