El municipio de La Guardia tuvo reacción inmediata ante el brote de la conocida enfermedad “mosca de la fruta”, que daña sobre todo a los cítricos. En las comunidades citrícolas de San Carlos, San Juan y Villa Rosario, pertenecientes al distrito 2 del municipio de La Guardia, se pudo identificar una enfermedad que malogra frutas como la mandarina, naranja y lima; por ello, la municipalidad dotó de mochilas fumigadoras e insecticidas para contrarrestar este mal.

Daniel Gutiérrez, responsable de agropecuaria, explicó que las larvas de la mosca se adueñan de su pulpa, la deshacen hasta llevarla a un estado de putrefacción que la hace incomible, botándola por último del árbol. De acuerdo con Gutiérrez, las comunidades de la zona sur de La Guardia producen un total de 200 toneladas anuales del alimento que tiene gran demanda.